sábado, 28 de junio de 2014

Bonitos hábitos

Mi hija a sus 17 meses y medio ha aprendido a poner la lavadora. Ay de ti como pretendas llevar la ropa sucia al cesto (que está al lado) sin contar con ella. Ella la coge, la lleva, levanta la tapa, echa la ropa, baja la tapa. Acto seguido levanta la tapa, saca la ropa, la echa en el suelo y después va cogiendo prenda a prenda y lo mete todo en la lavadora. Cuando ha metido la última prenda, empieza el proceso contrario. Las va sacando una a una y las devuelve al cesto.

Ahora cada vez que vamos a la terraza a tirar un pañal a la basura (otra cosa que le encanta hacer), tiene que poner la lavadora.

Otra cosa que hace es transportar zapatos de un sitio a otro. Los de los niños los tenemos debajo de la silla, en el suelo de su habitación. Y en la nuestra siempre hay un par de pares míos a los pies de la cama. Nora suele coger los suyos, los trae al salón y los deja en algún lugar que ella considera adecuado. A veces vuelve a la habitación y coge otro par, esta vez de Leo. O quizá sólo uno. Después intenta ponérselos. Pero no siempre, a veces sólo los pasea. Además le gusta cogerlos con una sola mano, con el pulgar dentro de un zapato y el resto de los dedos en el otro, como hacemos los adultos (los adultos y las adultas, como dice Leo, jajaja). En el coche siempre se los quita, es uno de sus entretenimientos.

Cada vez que voy al baño a lavarme las manos o se las tiene que lavar Leo, ella tiene que lavárselas también. Si Leo pide agua, ella inmediatamente dice “agua” también. Claro que esto es recíproco, chorrada que hace o dice Nora, allá va Leo a imitarla.

Es una cachonda, ahora le ha dado por correr (imitando a Leo también) mientras hace el payaso. Se vuelve loca con los cuentos, y nos vuelve locos a su padre y a mí. Te lleva a los pies de la camita de Leo, al lado de la estantería de los cuentos, y señala con el dedito cómodamente sentada. Tú tienes que adivinar qué cuento quiere. Y no le valdrá ningún otro excepto aquél en el que está pensando.

Pero lo mejor de lo mejor es cuando Leo le cuenta alguno. Ha empezado a hacerlo hace poco, coge alguno de los que se sabe de memoria. El otro día le oí decir: ¡Nora, es que ese no me lo sé!

Cuando nos vamos a la cama y la digo: “Nora, a dar las buenas noches a Leo y a papá”, corre encantada agitando la manita. Se planta delante de Leo y luego delante de su padre, uno a uno, y bien cerca para que la vean, jajaja. Me encanta ese momento.

Juega mucho con los coches de Leo. De hecho Leo y ella cada vez juegan más juntos. Me gusta que Leo ya la tenga en cuenta, quiera jugar con ella y la llame y le diga “Nora, ven, vamos a...”. Además está un poco menos puñetero con ella, a veces la deja sus juguetes y la trata con mucha ternura (sí, vaaaale, sólo a veces). Ayer estábamos en una terraza y ellos de pie cerca. Pasó una chica con un perro bastante grande (atado) y Nora hizo ademán de acercarse. Automáticamente Leo puso su mano delante de ella, como cortándola el paso, protegiéndola, mientras decía: “sí, Nora, mira, un perrito” con la típica voz que usamos para los bebés. Más lindo mi niño.

Le da muchos besos, más que a nadie. Ella no siempre le recibe bien y me empieza a dar penita mi hijo, aunque es lo que toca, antes de esto me daba pena ella porque Leo la trataba fatal, jajaja.

Presume mucho de ser el hermano mayor y de que cuida mucho a Nora. Todo el rato quiere hacer “cosas de mayores”, aunque son cosas super fáciles como ponerse cabeza abajo en el sofá, pero son cosillas que a él le dan miedo y le gusta enfrentarse a él y vencerlo. Lo hizo este invierno con los saltos, empezó a saltar desde bordillos, bancos, columpios... Cada vez desde más alto. Se sentía super orgulloso porque al principio le daba mucho miedo. Ahora, desde el segundo día de piscina ya se tira solo desde el bordillo (con manguitos, claro). Y además me gusta que tampoco tenga reparos en decir que algo le da miedo.

Me da mucha ternura que le gusten tanto los bebés. Cuando conoció a su nuevo primito se moría de ganas de cogerle y decía que si lloraba le iba a pasear para que se durmiera. Si ve a algún bebé pequeñito en el parque se acerca despacio y me mira pidiéndome permiso para acariciarle. ¡Qué diferencia con hace un año y medio, cuando nació Nora!

Sigue siendo experto en sacarnos de nuestras casillas, pero a la vez es tan... sincero, todo emoción, y te pide abrazos, y es mimoso, y ahora a veces me dice “yo también” cuando le digo que le quiero. Tiempo al tiempo.

Y eso, que son los dos... encantadores. ¡Sólo eso explica que a pesar de todas las dificultades de criar a dos niños tan pequeñitos me ría a carcajadas con ellos... e incluso hasta tenga ganas de dejarlo por escrito! ;-)

Muy feliz maternidad.




10 comentarios:

  1. Me parto con la lavadora, jajaja, qué genial. Y tiene que ser precioso ver a los hermanos jugar juntos. Disfrútalo mucho!! un eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahora empieza a molar... Y cuando tengan 10 años y se vayan por ahí los dos solos molará mucho más, jajaja!

      Eliminar
  2. Pero qué bonitos los dos.
    Mi hijo se interesa por la lavadora, pero lo que le gusta es pararla, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso hacía Leo pero con el lavavajillas, que daba mucha más rabia porque el programa no se podía retomar y volvía al principio!!!

      Eliminar
  3. Si es que son una ricura!!! Veo que Nora te ha salido ordenada, que maja :-) Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Sí, además a esta edad les gusta mucho eso de "a guardar, a guardar..." Luego se les pasa, jajaja!!

      Eliminar
  4. Que bonito debe ser ver a los dos hermanos interactuar y jugar juntos, se te caerá la baba jeje. Y que tierno Leo protegiendo a su hermanita.
    A Gordito también le encanta ayudarme con la lavadora. Cuando la ponemos se queda delante mirando como da vueltas, le entretiene un montón jeje.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la lavadora es un poco hipnótica!! :-D

      Eliminar
  5. Te devuelvo la visita!!!
    Me encanta leerte y lo pormenorizado que cuentas todo.
    En muchas cosas me siento identificada pues igual es con nosotros :-)
    Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti! Sigo pensando mucho en el forito, era muy especial! Besos! :-)

      Eliminar